Un camino directo para conectar con tu propio mundo interno

Retomar el contacto con el cuerpo con Interiorización es de acuerdo a mi experiencia una de las principales claves para vivir mejor.

He usado la palabra interiorización porque define muy bien el acto de retirarse a estar con uno mismo y retomar el contacto con el cuerpo. Se trata de regalarse un espacio y un tiempo durante el que te comprometes a estar a solas contigo para SENTIRTE. Retomar el contacto con el cuerpo Interiorizacion es un camino directo para conectar con tu propio mundo interno ¡¡¡Aquello que nuestra sociedad evita por encima de todo pues nos quieren desconectados y débiles!!!
Vamos a despejar todas las creencias respecto a cómo, dónde y de qué manera interiorizar. Hazlo de la manera que sea mejor para ti, quizás un paseo por la naturaleza o por la playa te sirva para conectarte, o quizás necesites retirarte a tu habitación para estar en soledad. retomar-el-contacto-con-el-cuerpo-3 interiorizacion meditacionEn realidad las diversas técnicas no son más que caminos para conseguir dejar de tener la mayor parte de tu energía enfocada en el funcionamiento mental inconsciente ¿A qué me refiero con esto? Te haré unas preguntas sencillas: ¿Eres tú el que decides sobre qué temas vas a pensar, cuando y durante cuanto tiempo lo vas a hacer? ¿Te ha sucedido que al desplazarte de un lugar a otro, por ejemplo de casa al trabajo, te das cuenta de que has llegado a tu meta sin darte siquiera cuenta? Si tu respuesta a esto es NO y SI entonces eres uno más de los humanos que viven sin control sobre sus procesos mentales.

Entonces ¿la mente es mala? En absoluto, la mente es maravillosa. Es uno de los atributos que nos hace humanos. Hay que aprender a domesticarla y no dejar que nos gobierne el inconsciente. Hay que convertirla en nuestra amiga, nuestra aliada: ponerla al servicio de nuestros intereses reales, deseos y objetivos. La mente al servicio del Ser.

Lo primero que necesitamos para salir de esta mente que se preocupa, que se repite, que interfiere en nuestro relajado presente es hacernos conscientes del discurso automático que desarrolla, descubrir cómo ha venido funcionando nuestra mente. Para posteriormente  salir de esta rueda de pensamientos inconscientes.

La manera más rápida de ralentizar la velocidad de la mente es ¡ir al cuerpo! ¡A sentir tu propio cuerpo! El cuerpo está siempre en el presente, respiramos ahora, sentimos ahora. Mi recomendación para esta primera fase es: cuando nos dispongamos a interiorizar podemos observar e incluso apuntar los pensamientos que aparecen lo cual puede sernos útil para identificarlos. Esto recomiendo hacerlo solo al principio pues ya verás que pronto te encontrarás apuntando los mismos pensamientos o parecidos. En una segunda fase puedes poner atención a tus emociones (que se escondían detrás de los pensamientos) La premisa principal es: devolver la atención a la respiración y al cuerpo cada vez que la perdemos… En el caso de las emociones se encuentran siempre ubicadas en el cuerpo, y las podrás encontrar alojadas en una zona u órgano, como un dolor, una tensión o un bloqueo. No olvidemos que estamos entrenando una nueva manera de relacionarnos con nosotros. Y toma tiempo conseguir los objetivos. ¡¡No hay que desanimarse!! Lo importante de interiorizar es retomar el contacto con el cuerpo y empezar a darnos espacio para sentir. Otro tema será como de dispuestos y/o preparados estemos a abrirnos a sentir cosas que quizás no sean agradables ni fáciles de sostener. Esto me lleva a la siguiente pregunta.

¿Que puede haber detrás de este tipo de pensamientos ‘compulsivos’ o involuntarios?

retomar-el-contacto-con-el-cuerpo-interiorización-o-meditación-2La mente no está sola en nuestro complejo sistema vital sino que está íntimamente relacionada con  nuestras emociones. Cuando no cuidamos de nuestro mundo emocional,  no nos hacemos cargo de emociones y situaciones que no nos agradan, que no queremos sentir y vivir y que rechazamos la mente se enfoca una y otra vez en la emoción negativa.

En realidad con esto nos estaría dando un toque de atención para resolver algo que quedó pendiente, lo cual es una de las funciones de la mente. Si nosotros no cogemos esta oportunidad y afrontamos esta emoción o situación difícil, ésta no va a desaparecer por mucho que lo deseemos. Así es como a veces se perpetúan emociones y pensamientos negativos en nosotros.

Cuando conseguimos poner nuestra atención en nuestro corazón en actitud de escucha activa podemos acoger las emociones que se hallan en él y aceptarlas sin condiciones. Entonces se produce la liberación de lo que rechazábamos, la negatividad se disuelve y nos encontramos con el silencio que viene de la paz interna. ¡¡Qué sencillo y qué difícil de hacer!!

Entonces entrando en materia digamos que la interiorización es una actitud de silencio interno y de escucha activa. ¿Parece contradictorio? El silencio es algo que sucede aunque la mente siga con su parloteo. Esto es algo que aprendí tras horas y horas, meses y años de intentar acallar la mente sin éxito. Ese día bendito comprendí que mi ser o la parte de mí que no era esa mente parlanchina, no tenía por qué seguir sus dictados, ni siquiera tenía que escucharla con atención y se me ocurrió simplemente ‘bajarle la voz’, como si fuera una radio. Ahí aprendí que la forma más sencilla de conseguir lo que buscaba era dejar de identificarme con aquella voz. Yo no era mi mente, igual que no soy mis piernas o mi estómago. Ellas forman parte de mí pero lo que soy es algo más grande que mi cuerpo y mi existencia en este planeta.

¿Y por qué es tan importante la meditación?

Las fuerzas de curación se encuentran en la tierra, en la vida misma y en el propio sistema, en el cuerpo. Que está diseñado para la vida y la salud. Aunque ahora te encontrases en momentos de tu vida duros y bajos ¡aun así tienes salud y vida!

Estas fuerzas de curación que en nuestro cuerpo representa el sistema inmune dependen en gran medida del sistema nervioso y éste depende a su vez de nuestro estado interno. Cuando conseguimos que nuestro sistema nervioso esté relajado y nuestra energía y nuestro cuerpo expandidos (sería el estado ideal de cuando éramos niños, en el que podemos encontrarnos cuando estamos de vacaciones, sin obligaciones, sin prisas ni compromisos) Entonces estamos en nuestro estado natural. Cuando nos sentimos así, cuando estamos bien, somos capaces de curarnos de constipados o lesiones de una manera mucho más rápida y efectiva. En cambio si estamos estresados podemos arrastrar un catarro por meses e ir enganchando dolencias unas con las otras sin conseguir recuperarnos completamente.

retomar-el-contacto-con-el-cuerpo-interiorizacion-meditacion-4Una forma simple de conseguir este estado de relajación, de presencia es dedicar tiempo cada semana a hacer aquello que te haga feliz, sea pasear, correr, bailar… Si es una actividad que implica al cuerpo mucho mejor y mejor todavía si la realizas en la naturaleza. Es conocido que se producen grandes cantidades de endorfinas y otras hormonas llamadas de la felicidad.

Complementario a lo anterior seria interiorizar: dedicarte un tiempo cada día a estar contigo, a sentir tu cuerpo y tu estado interno. Al hacerlo bajamos las revoluciones de nuestro proceso mental y al acoger nuestro mundo emocional inmediatamente el sistema nervioso está más relajado. Si conseguimos darle el mensaje de que estamos seguros y en paz, si conseguimos vivir de manera armónica nuestras diferentes partes (mente, emoción y cuerpo) entonces nuestro sistema se enfocará de forma natural en la sanación de cualquier problema que tengamos, sea físico, mental o psicológico. Y bastará con que nosotros apoyemos a nuestro cuerpo para que el proceso sea fluido y eficaz.